Cómo funciona el algoritmo de LinkedIn: guía rápida para especialistas de marketing B2B

Es indiscutible que hoy en día LinkedIn es un “templo” para cualquier especialista de marketing B2B. Por ello, entender cómo funciona esta plataforma en detalle es esencial para aquellos que deseen alcanzar el éxito en esta “mágica” plataforma de redes sociales y negocios. En este artículo, veremos cómo funciona el algoritmo de LinkedIn y ofreceremos consejos para impulsar las estrategias de marketing dando los pasos adecuados en la plataforma.

¿Qué sabemos sobre el algoritmo de LinkedIn?

LinkedIn es mucho más que una plataforma para colgar currículums; tiene su “mente propia”, que se conoce como “algoritmo”.

El algoritmo de LinkedIn tiene en cuenta varios parámetros a la hora de determinar qué tipo de publicaciones se mostrarán en el feed de los usuarios. Funciona a gran escala y tiene el potencial de afectar a miles de millones de publicaciones de los más de 645 millones de miembros de LinkedIn cada día, y hace que el feed sea más atractivo visualmente y más fácil de usar.

A través de este algoritmo, LinkedIn proporciona visibilidad a las marcas corporativas o personales en la creación de redes de contactos, la captación de leads y la obtención de seguidores.

Veámoslo en más detalle.

Funcionamiento del algoritmo de LinkedIn

Cada segundo se publican decenas de miles de posts en LinkedIn. Pero, ¿cómo es que, mientras algunas de ellas se vuelven “virales”, otras sólo las ve un grupo reducido de personas? Todo se reduce al algoritmo.

- Quiénes somos y cuáles son nuestros intereses

Según Pete Davies, antiguo director senior de gestión de productos de LinkedIn, el algoritmo funciona “[...] con el objetivo de mostrar el contenido y las conversaciones que le interesan a cada usuario”[1]

Por lo tanto, podemos decir que LinkedIn muestra una publicación en nuestro feed porque tenemos algún tipo de vinculación con ella, o a uno de nuestros contactos le ha gustado, lo ha comentado o compartido.

Del mismo modo, cuando abrimos un perfil en LinkedIn, busca los cambios recientes de nuestros contactos, páginas, grupos, personas, hashtags que seguimos, e incluso las conversaciones más recientes en la comunidad. Esto explica que siempre veamos la actividad de nuestros contactos.

Lo podemos ilustrar de la siguiente manera:

En otras palabras, el volumen de participación que recibe una publicación determina directamente cuántas personas la ven. A medida que la publicación recibe “me gusta” y, lo que es más importante, comentarios, llega a un número cada vez mayor de personas. Este ciclo continúa durante el tiempo que la publicación obtenga interacción.

Y ahora que ya sabemos que LinkedIn valora la interacción, ¿hay algo más a tener en cuenta?

- La categoría a la que pertenece nuestra publicación

Sabemos que la plataforma tiene en cuenta el grado de contactos, -primero, segundo, tercero-, quiénes somos y con quién hemos interactuado. Sin embargo, todo comienza con el “filtro inicial”.

Básicamente, el filtro inicial reduce las posibilidades de spam o contenido inapropiado, asignando para ello las publicaciones a una de las tres categorías: spam, contenido de baja calidad y contenido de alta calidad. Sin embargo, esta clasificación no es el factor decisivo. Tras la categorización, entra en juego el proceso de evaluación de la audiencia.

En caso de que nuestra publicación se etiquete como de “baja calidad”, se mostrará a un grupo más reducido de personas. Para pasar de esta fase, la publicación no debe recibir reacciones de “no mostrar” o “denunciar como spam”. En otras palabras, esta es la fase en la que demostramos que nuestra publicación no es ofensiva, molesta o spam.

Pero, el destino de una publicación se determina en el proceso de evaluación de la audiencia por el número de “me gusta”, comentarios y las veces que se ha compartido. Si la publicación no es popular (es decir, tiene pocos “me gusta” o comentarios, o se comparte pocas veces), se degrada y se etiqueta como de baja calidad. En el caso contrario, se muestra a un número cada vez mayor de usuarios, e incluso puede ser identificada como contenido de tendencia y enviada a usuarios fuera de nuestra red.

En definitiva, el algoritmo de LinkedIn tiene los siguientes objetivos principales: dar prioridad al contenido relevante que motiva a los usuarios a seguir utilizando la plataforma y a invertir en ella a través de la publicidad, así como fomentar el compromiso.

Cómo vencer al algoritmo de LinkedIn

Como ya hemos mencionado, LinkedIn valora los contactos personales y el contenido relevante, y clasifica las publicaciones en 3 grupos. Así pues, la cuestión principal es cómo evitar crear contenido de baja calidad o spam.

A continuación, mostramos una lista de consejos que nos ayudarán a dejar atrás la fase de contenido de baja calidad: 

  • No utilizar enlaces múltiples. Los enlaces externos tampoco son recomendables.
  • No etiquetar a más de 5 personas a la vez. Elegir a las personas de las que estemos seguros que responderán.
  • No publicar con una mayor frecuencia a cada 3 horas.
  • No utilizar hashtags como “seguir”, “comentar” o “me gusta”, sino intentar utilizar hashtags de nicho (máximo 3).
  • No escoger temas que no sean de nicho o de los que “no merezca la pena hablar”.
  • No subestimar el poder de las publicaciones de texto; son las que mejores resultados obtienen en LinkedIn.

También sabemos que “si un contenido funciona bien en la primera hora tras la publicación, es mucho más probable que funcione bien a lo largo de la semana”. Plantear preguntas para fomentar la interacción e interactuar con otras publicaciones durante este periodo de tiempo permite aprovechar al máximo la “hora de oro”.

En este punto, es importante tener en cuenta que, independientemente del número de contactos, nuestras publicaciones tienen el potencial de llegar a una audiencia mucho más amplia, obteniendo miles de visualizaciones, “me gusta” y comentarios. Sólo hay que “jugar” según el algoritmo:

Qué se debería publicar en LinkedIn

La buena nueva es que el contenido de alta calidad recibe atención en todas las plataformas, incluida LinkedIn. Así que la regla de oro es aportar algo que nos haga destacar.

Sobre todo en B2B, hay empresas que tienden a hablar de su negocio o sus productos constantemente. Aunque promocionar servicios y productos puede ser una buena idea, no siempre capta la atención del público. Lo más adecuado sería publicar en función de los intereses de los contactos. El algoritmo también proporciona a los usuarios material relevante para ellos.

Además, como se ha mencionado anteriormente, el algoritmo “quiere ver” que la gente hace comentarios en las publicaciones. Por ello, es recomendable plantear preguntas a la audiencia en la sección de comentarios.

Un consejo adicional tiene que ver con los enlaces externos. Todas las plataformas sociales, incluida LinkedIn, quieren que pases el mayor tiempo posible en su plataforma. Esto significa asimismo que las imágenes, publicaciones y vídeos nativos tienden a ser más “virales” que los externos.

 

[1] https://news.linkedin.com/2019/January/what-s-in-your-linkedin-feed--people-you-know--talking-about-thi

Blogs similares
Ucunda İnsanlar ve Arina Digital Olan İskele
24 febrero, 21

Las investigaciones demuestran que este tipo de vídeos son claves para conseguir más oportunidades ventas B2B

En los últimos años, los profesionales que trabajan en el sector del marketing B2B ..

Lee mas
Gün Batımında Paraşütle Atlayan Adam
24 febrero, 21

Las prácticas más adecuadas en marketing de contenidos

Algunas personas han desarrollado campañas llamativas, otras han creado contenidos interesantes o personalizados...

Lee mas
Kayak Yapan İnsan ve Arina Digital
24 febrero, 21

¿Cómo llegar a un público más amplio en LinkedIn?

Cuando crea y publica un contenido, LinkedIn utiliza un algoritmo de inteligencia artificial para ponerle una nota de calidad antes de publicarlo...

Lee mas

¡Suscríbase a nuestra lista de correo!